Conclusiones Comisión de investigación incendio Sierra de Gata

Conclusiones Comisión de investigación incendio Sierra de Gata

Conclusiones Comisión de investigación incendio Sierra de Gata

Las conclusiones de la Comisión de Investigación sobre el Incendio de Sierra de Gata que ha presentado y defendido Podemos en el pleno del día 7 de julio de 2016 buscan que estemos mejor preparados la próxima vez que nos tengamos que enfrentar a un gran incendio, y que la vida de los trabajadores de los equipos de extinción no dependa ni de la suerte ni de su propia pericia.

“Nuestro objetivo, desde un principio, ha sido intentar aclarar esos posibles errores de los que la población serragatina nos informaba; así como evaluar los protocolos y analizar posibles deficiencias o carencias. Ese ha sido el único leitmotiv y, desde esa perspectiva constructiva y positiva, hemos abordado tanto las comparecencias como el estudio de toda la documentación que se nos facilitó. A pesar de la deslegitimación continua que ha querido hacer de esta comisión el Partido Socialista, que no asume que el análisis y la evaluación son una manera de avanzar en la mejora, y que a nuestra forma de ver ha desaprovechado una oportunidad para replantear las mejoras que necesita nuestra comunidad en la gestión de incendios”, ha explicado la diputada Irene de Miguel, que ha participado en dicha Comisión, que se ha extendido durante nueve meses.

Las conclusiones del Grupo Parlamentario Podemos se han dividido en tres bloques: coordinación de los trabajos de extinción y de emergencia, prevención de los incendios forestales y gestión del postincendio; asimismo incluyen un apartado con una veintena de recomendaciones.

El documento que ha presentado el Grupo Parlamentario Podemos fue incluido en el dictamen final; de forma que nuestras 36 conclusiones han sido incluidas, así como la mayor parte de las conclusiones tanto del Partido Popular como del Partido Socialista y Ciudadanos. Pero, como ha explicado De Miguel, “nos hemos encontrado con la sorpresa de que el Partido Socialista y Ciudadanos no han apoyado este dictamen, que recoge –como decía– propuestas de todos los grupos parlamentarios”.

La Comisión de Investigación también ha dejado malas sensaciones porque no han comparecido ni la delegada del Gobierno, ni la subdelegada del Gobierno, ni el presidente de la Confederación Hidrográfica del Tajo. Tres personas responsables de organismos públicos implicados en la gestión de los hechos y que se han negado a dar explicaciones en sede parlamentaria, donde reside la soberanía del pueblo. Esto es sin duda una falta grave de salud democrática.

Conclusiones
Dentro del primer bloque de conclusiones, el preincendio, cabe destacar la falta de planes periurbanos de prevención de incendios en algunos de los pueblos afectados, estando situados en zonas de alto riesgo de incendio. La falta de ejecución de estos planes fue determinante a la hora de que el fuego llegara cerca de los cascos urbanos, poniendo así a toda la población en peligro. Por otra parte, la falta de gestión de los montes de propiedad privada y su abandono facilitaron también la trágica expansión del incendio. Otra de las conclusiones importantes de este primer bloque es que el modelo forestal existente, fruto de las políticas forestales heredadas durante décadas, hace que el mantenimiento en buenas condiciones de nuestros montes sea prácticamente inasumible por la Administración Pública, por lo que todas las inversiones que se realicen serán insuficientes.

En el segundo bloque, de trabajos de extinción y de la emergencia, Podemos señala que existen indicios que nos llevan a concluir que existió descoordinación. La falta de previsión de un centro de recepción de medios, la inexistencia de personal de enlace que pudiera guiar a las unidades que vinieran de fuera y no conocieran el terreno, la falta de estrategia y táctica claras para enfrentarse al incendio que fueran conocidas por todos los medios integrantes, la falta de compatibilidad de los equipos de comunicación con los del resto de comunidades autónomas, los fallos de avituallamiento, la inadecuada localización del espacio de descanso de los trabajadores, los fallos en los relevos, la inexistencia de protocolo de actuación para grandes incendios, así como de un sistema de manejo de emergencia de la extinción, y la falta de un plan de protección civil de aplicación ante incendios forestales, son datos que nos llevan a concluir que existe aún mucho por mejorar en los protocolos de actuación y que la coordinación tuvo serias deficiencias.

En la gestión del posincendio, que corresponde al tercer bloque en este dictamen, señalamos varios puntos: las obras de emergencia de conservación del suelo adjudicadas por la Consejería no se han ejecutado al completo, por decisión de la dirección de obra; de lo que se desprende que tales obras no eran urgentes, por lo que no se deberían haber adjudicado por procedimiento de urgencia, sino por licitación de libre concurrencia. Por otro lado, vemos que en algunos lugares se está priorizando la saca de madera quemada para su venta, frente a la construcción de las infraestructuras necesarias para la conservación de suelo, para lo cual fueron adjudicadas. La autorización por parte de la Consejería de la venta de la madera quemada, sin una evaluación previa de las implicaciones que esto pudiera tener en el fomento del ciclo fuego-negocio, nos parece un peligroso precedente; más aún cuando se ha demostrado que el fuego fue provocado. Por último, señalar que el convenio firmado entre la Universidad de Extremadura y la Junta, tanto para el diseño de obras de emergencia como para la creación de un nuevo modelo de gestión forestal, ha sido muy bien recibido por la población serragatina. Lo que nos parece muy positivo, ya que todas estas transiciones hacia otros modelos deben ser asumidas y participadas desde el primer momento por los pobladores rurales, para que sean llevadas a cabo finalmente con éxito.

Recomendaciones
En el último punto de recomendaciones se recogen 42 datos que nos parecen muy importantes. Entre ellos se encuentra la necesidad de dar participación a los pobladores locales y no solo por ser los mejores conocedores de la zona, sino porque además amortiguan la sensación de frustración de los incendios ante acontecimientos como éste. Esta participación se debe canalizar a través de las agrupaciones de voluntarios, como recoge la Ley 5/2014 de Prevención de Incendios de Extremadura, para lo que habrá que dotar económicamente a los ayuntamientos para que lo gestionen. Otra recomendación importante, para reducir la propagación y efectos del fuego en los núcleos urbanos o infraestructuras aisladas, es permitir que los retenes puedan llevar a cabo una primera actuación, a la espera de la intervención de los bomberos que sí tienen competencia para sofocar las llamas en viviendas y naves.

Y dado que nos vamos a enfrentar a incendios de estas características, debido al modelo forestal que hemos tenido hasta ahora, es imprescindible no solo mejorar nuestros sistemas preventivos y los protocolos de extinción de incendios, ya que de estas actuaciones dependen vidas humanas y nuestro patrimonio natural y cultural, sino que algo también fundamental es emprender el camino hacia la puesta en marcha de un nuevo modelo forestal que ofrezca posibilidades económicas a la población, a la vez que mantenga ecosistemas de alto valor ecológico y mitigue los efectos del fuego.

La diputada De Miguel también aprovechó su intervención en el pleno para agradecer la inestimable y valiente labor de los trabajadores del Infoex, que se jugaron la vida en el incendio, y de los trabajadores del 112, que atendieron a la población afectada; así como de las personas pertenecientes a otras unidades, como los bomberos del Sepei, las BRIF y el resto de trabajadores procedentes de otras comunidades y de Portugal.

Comparte: