¿Quién apoya el CETA?

¿Quién apoya el CETA?
¿Quién apoya el CETA?

¿Quién apoya el CETA?

Artículo de la diputada Irene de Miguel

¿Qué se está negociando entre la UE y EEUU que ha hecho que muchas organizaciones, sindicatos, y ciudadanos particulares salgan a la calle y se posicionen radicalmente en contra? ¿Quién puede salir beneficiado de un acuerdo comercial donde el 94% de los componentes de las mesas de negociación han sido los lobbys de las grandes empresas transnacionales? ¿Seremos capaces de competir con países cuyos estándares de producción hacen que los costes sean mucho menores que los nuestros? ¿Quedarán supeditadas nuestras legislaciones a los intereses comerciales de estas grandes empresas?

Las respuestas a estas preguntas y otras muchas crean mucha incertidumbre y bastante temores sobre los supuestos beneficios de los tratados de libre comercio a los que la Comisión Europea se empeña en lavarles la cara.

El pasado 15 de febrero se aprobó en el Parlamento europeo la ratificación del Tratado comercial entre Canadá y la Unión Europea. Mientras los europarlamentarios pulsaban el botón en la eurocámara, fuera, cientos de organizaciones llegadas de toda la geografía europea protestaban contra este acuerdo. La ratificación del mismo en el parlamento Europeo no viene más que a escenificar a qué poderes atienden, a quiénes muestran lealtad los representantes políticos del europarlamento. El bloque conservador votó a favor del acuerdo pero la socialdemocracia europea votó dividida. Mientras los socialistas de países como Francia, Bélgica, Austria, Portugal e Irlanda se oponían a un tratado claramente lesivo a los intereses sociales, económicos y ambientales de nuestras democracias, los representantes del PSOE no dudaron a la hora de ponerse del lado de las grandes multinacionales y en frente de los sindicatos de trabajadores, organizaciones de consumidores, organizaciones agrarias, Denominaciones de Origen, asociaciones de autónomos y PYMES…y tantas y tantas organizaciones que ven en este tratado una clara amenaza a sus intereses, que en definitiva son los intereses de la mayor parte de la ciudadanía.

El CETA aún no ha ganado la batalla, ahora necesita ser ratificado por cada uno de los 27 parlamentos nacionales. 27 obstáculos a los que se enfrentará un acuerdo que está diseñado para el beneficio de los más grandes. En nuestro país desgraciadamente, con un PSOE cada vez más escorado a la derecha que defiende sin tapujos la política económica más neoliberal será complicado que el CETA no se apruebe. Pondremos nuestras esperanzas en aquellos países donde el partido socialista ha mostrado más coherencia con los valores progresistas y de defensa de los trabajadores y los derechos sociales.

En mayo del año pasado Podemos Extremadura presentó una iniciativa en la Asamblea para declarar a nuestra región libre del CETA, en esa votación contamos con los votos a favor del PSOE Extremeño, por desgracia poco más han hecho los socialistas extremeños para paralizar este tratado. Vimos a Fernández Vara regalar el gobierno a Rajoy sin exigir ninguna contraprestación y el resultado no es solo que el PP haga lo que ya sabíamos, sino que lo hará con el apoyo del PSOE y sin que ningún socialista extremeño levante la voz para defender a Extremadura.

Comparte: