Segunda enmienda a la totalidad a los presupuestos de 2016

Segunda enmienda a la totalidad a los presupuestos de 2016

Segunda enmienda a la totalidad a los presupuestos de 2016

Tras la aprobación de la primera enmienda a la totalidad del Grupo Parlamentario Podemos a los presupuestos 2016, en el pleno del 24 de noviembre de 2015, y tras una infructífera negociación, que casi fue un teatro por parte de la Junta y de la Consejería de Hacienda, Podemos presenta una segunda enmienda a los prespuestos de la región para el año 2016, en el pleno del 25 de febrero.

A continuación, la exposición de motivos:

“Tras el rechazo del proyecto de ley de presupuestos generales de Extremadura el pasado 24 de noviembre de 2015, la Junta, a instancia de Podemos, inicia un proceso de diálogo para la realización de un nuevo proyecto de ley de presupuestos, acabando este diálogo en un montante de 5.197.428.064 euros, 83 millones más que el proyecto rechazado. Podría parecer un éxito que el teatro de las negociaciones del Gobierno haya dado como resultado un aumento de la cuantía invertida en la región; sin embargo, el proyecto de presupuestos del Ejecutivo socialista presenta los mismos niveles de recortes que el proyecto rechazado.

Aunque en legislaturas anteriores el PSOE justificaba sus enmiendas a la totalidad a los anteriores presupuestos del Gobierno del Partido Popular afirmando que eran una mala respuesta a los problemas de la ciudadanía y que no incluían medidas que incentivasen la economía y el empleo, ahora prefieren continuar desarrollando las políticas que decían criticar. Y es que, a pesar de que el (des)Gobierno de Extremadura ha venido desarrollando ideas de cambio durante el proceso de diálogo de los presupuestos, la realidad es que ha preferido decantarse por las peticiones del Grupo Parlamentario Popular, como la enajenación de patrimonio público.

Calificado como un proyecto de presupuesto recuperador de los derechos perdidos en materia de sanidad, educación y empleo, constan de una reducción total de 168.271.496 euros. Para una región que posee una de las mayores tasas de personas en riesgo de pobreza o exclusión social y a la que han llevado a tener una de las mayores tasas de desempleo del país, un recorte de un 3,1 por ciento en el presupuesto nunca podrá ser símbolo de recuperación de derechos perdidos sino la perpetuación de las prácticas ‘austericidas’ de los Gobiernos del PP. Por ello, como ya reflejamos en la anterior enmienda a la totalidad, Podemos Extremadura se opone a un proyecto de presupuestos que mantenga los parches cortoplacistas en estas materias y apuesta por un cambio en el modelo productivo de la región y un refuerzo real de las políticas sociales.

En este sentido, desde Podemos hemos sido los únicos que hemos defendido un presupuesto de cambio, en el que se aumentasen los niveles de ingresos e inversiones presupuestarias para cambiar el modelo productivo extremeño y permitir políticas sociales reales y efectivas. Sin embargo, la Junta ha decidido maquillar un poco más las cuentas del Partido Popular y presentar un nuevo proyecto de presupuestos enmascarando las viejas alianzas con un micro aumento presupuestario que mantiene el tijeretazo. El ‘nuevo’ proyecto de recortes supone la consolidación, y no la ruptura, de las deficiencias económicas e industriales que Extremadura viene arrastrando a lo largo de la historia y que la hará continuar en la cola del desarrollo económico de España y de Europa. Siguen siendo insuficientes y sin concreción los apoyos a la industria, al cambio de modelo productivo, a la educación, a las infraestructuras, a las empresas, al empleo, a la innovación, a la sanidad… siguen siendo insuficientes porque estamos ante el mismo proyecto de presupuestos que el pasado noviembre.

Como refuerzo de las mencionadas viejas alianzas está la injusta estructura y reforma del modelo impositivo acordado para Extremadura, pues conserva la inequidad y el incumplimiento de la función redistributiva del sistema tributario; es decir, los ingresos previstos por impuestos indirectos tienen mayor peso que los directos y siguen duplicando su cuantía. Además, el proyecto cuenta con una reforma fiscal que de momento no tiene el apoyo de la Asamblea; con adelantos de fondos europeos que merman las inversiones; y apuesta por el expolio al patrimonio extremeño a través de la enajenación de bienes públicos por valor de 15 millones de euros del que no se conocen los detalles.

Sin esconderlo, la consejera de Hacienda de la Junta de Extremadura no ha tenido escrúpulos en jugar con los grupos parlamentarios de la oposición durante el proceso de diálogo, teatralizando la recogida de las propuestas que le permitiesen un primer acuerdo que descartase enmiendas totales. No ha dudado en cambiarse de chaqueta según el grupo con el que se sentase, camuflando sus pretensiones continuistas tras un proceso al que le había dibujado un final antes de comenzar: el proceso de diálogo ha sido un monólogo donde lo único que se ha visualizado ha sido la voluntad continuista de recortes y castigo a las extremeñas y extremeños del Gobierno ‘popular-socialista'”.

 

Comparte: