SOS, EDUCACIÓN PÚBLICA

SOS, EDUCACIÓN PÚBLICA
SOS, EDUCACIÓN PÚBLICA

SOS, EDUCACIÓN PÚBLICA

Álvaro Jaén Barbado, secretario general de Podemos Extremadura

Como todos los años por estas fechas se abre el periodo de matriculación de nuevo alumnado en los colegios y, también como todos los años, surge el debate sobre matriculación en la enseñanza pública y concertada. Este año el debate tiene una motivación extra, la elaboración por parte de la Consejería de Educación de un nuevo Decreto que regula la concertación de los centros privados, dicho decreto debería adaptar los conciertos educativos a los nuevos tiempos que estamos viviendo y qué vamos a vivir. Los estudios sobre natalidad nos muestran un descenso de los nacimientos, por tanto parece muy complicado mantener el mismo número de aulas abiertas que tenemos en la actualidad, se abre, por tanto, un nuevo marco en el que tenemos que fijar cuál es la mejor forma para emplear el dinero público dedicado a la educación.

Es este el contexto donde se sitúa el artículo “SOS, Concertada” escrito por José Antonio Monago y publicado el pasado 30 de marzo en el diario HOY. En dicho artículo Monago reclama a la Junta de Extremadura y al PSOE extremeño que esté junto a las familias, al alumnado y al profesorado de la concertada, pero no recuerda en absoluto a las familias, al alumnado y al profesorado de la pública. No me gustaría pensar que se les haya olvidado el 80% de la comunidad educativa, que también sufre la precariedad, los problemas de despidos y los recortes presupuestarios.

Cuando Monago aborda el tema de la rescisión de conciertos como un tema de índole laboral lo hace de manera parcial, se olvida de mencionar los abusos sufridos por el profesorado de la concertada cuando, por ejemplo, la propia patronal fuerza a sus trabajadores y trabajadoras, bajo amenaza de despido, a hacerse cooperativistas para escapar de las deudas y de la mala gestión, a pesar de estar disfrutando del dinero público para sanearse. ¿Acaso no le suena al PP el caso del colegio Compañía de María de Badajoz? Tampoco menciona, -y se le olvida también-, al profesorado de la pública y sus conflictos laborales, lo difícil que fue para el profesorado interino de la Educación Pública cobrar sus sexenios y trienios, el gran problema de los altos índices de interinidad o el reciente lío con las bolsas de trabajo.

Podemos Extremadura tiene muy presentes todos los conflictos laborales, vengan de donde vengan; pero no queremos que estos sean el estandarte de la batalla por el modelo educativo que queremos. Esos conflictos existen tanto en la Educación Pública como en la Concertada. Aunque en la Educación Pública existe un agravante, y es que mientras que la Concertada está gestionada por empresarios, que al fin y al cabo quieren como fin último obtener beneficios, la Educación Pública la gestiona la Junta de Extremadura, que debe dar ejemplo a la hora velar y garantizar por la igualdad y los derechos de todos los ciudadanos y ciudadanas, en particular de sus trabajadores y trabajadoras.

Tampoco me gustaría pensar que, bajo el argumento sobre la libertad de enseñanza, cuando hace referencia a la frase «La Educación se elige, no se dirige», Monago insinúe la falta de pluralidad en los centros públicos y que considere que la Educación Pública está sesgada. Sería bueno que si piensa así, explicase cómo a su juicio, nuestros profesores y profesoras están adoctrinando. Le recuerdo al señor Monago que los profesores y profesoras de la pública han superado pruebas objetivas y acceden a su puesto de trabajo bajo criterios de igualdad. Que han sido seleccionados en procesos de oposición donde, de manera colegiada, compañeros y compañeras han evaluado de manera objetiva su capacidad docente. Esto es uno de los motivos que hace a la Escuela Pública la mayor garante de la libertad de enseñanza, dudar de ello es dudar de la honestidad del profesorado de la pública.

El señor Monago confunde la defensa de la Educación Pública con el ataque a los centros concertados, nada más lejos de la realidad. Se debe elevar el nivel del debate; porque no es una cuestión de izquierdas y derechas es una cuestión de estudiar la realidad educativa en nuestra región y poner de manifiesto dos hechos. El primero que estamos en un momento en el que el descenso de la natalidad supone que la Escuela Pública pueda acoger, sin incremento económico alguno, un porcentaje más elevado de la demanda de nuevas plazas escolares. Parece lógico pensar que si tiene capacidad además sin necesidad de hacer ningún desembolso económico extra, no sea necesario concertar. Es totalmente antinatural suprimir unidades dentro de la Educación Pública cuando se están manteniendo conciertos en etapas que no se debían concertar por no ser obligatorias, como Ciclos Formativos y Bachillerato. No se trata, vuelvo a repetir, de atacar a la Escuela Concertada, estos centros seguirán funcionando y los padres y las madres tendrán garantizada su libertad de elección porque podrán elegirlos.

Esto nos lleva a la segunda cuestión ¿Asumir esta realidad conlleva a limitar los centros educativos que se eligen? Si esta es la insinuación, Monago demuestra que no conoce, o que no quiere conocer, la realidad de la admisión en Centros Concertados. Echando la vista atrás, ¿De verdad que los centros concertados han admitido a todo tipo de alumnado? ¿En verdad no es conocedor de las recomendaciones que se han realizado desde algunos equipos directivos de centros concertados a cierto alumnado, económicamente desfavorecido, para indicarles que su sitio estaba en la Educación Pública? Y qué contar de las contribuciones voluntarias, que no están al alcance de cualquier bolsillo. A toda esta manga ancha y falta de igualdad, de la que han sido culpables tanto los gobiernos del PP como del PSOE al no poner a la Inspección Educativa a trabajar con todas sus fuerzas para evitarla (rescindiendo incluso los conciertos si fuese necesario, tal y como prevé la ley), es a la que nos oponemos desde Podemos Extremadura.

Pero que no se preocupe el Sr Monago, si su temor está en que el PSOE ejerza de partido de izquierdas, él sabe que el PSOE a la hora de la verdad estará, como en tantas ocasiones con el PP, incluso cuando estén en juego los intereses del pueblo extremeño.

Ya lo han escenificado asumiendo los presupuestos estatales, defendiéndolos en caso del PP y contribuyendo a su aprobación con el voto de sus diputadas y diputados en el caso del PSOE, y lo volverán a escenificar apoyando el mismo modelo de ninguneo a la Educación Pública.

Comparte: